KIRCHNER PARA SIEMPRE

Tuesday, February 21, 2006

Créese la "Comisión de Control y Prevención de Adicciones " dependiente de la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Coronel Suárez


DESPÚES DE DOS AÑOS DE ESPERAR, VOLVEMOS A PRESENTAR ÉSTE PROYECTO.



Visto: La complejidad que presenta el abordaje del tema prevención del uso indebido de drogas, y

Considerando:

Que la prevención del Uso Indebido de Drogas en las últimas décadas en nuestro país, se basó fundamentalmente en los modelos que hacen hincapié en las sustancias (conocerlas, saber como son); en los efectos que producen, en los daños a los cuales se expone el que consume y las consecuencias físicas, psíquicas y legales que vendrán sobre él.
Prevención basada en la información, que era transmitida por un “experto” en el tema, a quien tocaba dar la señal de alarma sobre esos elementos “extraños”.
Ante el fracaso de esta modalidad que no sólo ponía el problema del consumo en la sustancia sino que además, no contemplaba que una problemática tan compleja, era imposible de resolver en slogans y ecuaciones medianamente “mágicas”, nace hace varios años un modelo de prevención que apunta a reparar las causas que predisponen y facilitan el consumo de sustancias psicoactivas, teniendo en cuenta la totalidad de los factores intervinientes y por lo tanto condicionantes: lo socio-cultural, lo familiar, lo individual.
Desde esta modalidad “La tarea preventiva se basa en la idea de que el factor más importante en el abuso de drogas es el aislamiento social y que no se trata de ser detectives del consumo, sino de promover acciones de solidaridad social, interacción juvenil y capacitación profesional. La mejor forma de prevenir el abuso de drogas es no ocuparse de la droga en sí, sino de todo lo demás: el hueco social en que la droga se instala señalando con su presencia otras carencias...
...Este corrimiento desde la droga hacia lo que subyace al consumo en la persona y su grupo social es el punto de partida de la prevención social. Es el movimiento conceptual más importante que se debe efectuar, si se quiere instalar la mirada no en el síntoma sino en el organismo social dañado”. Grimson W.R., “Sociedad de adictos” ed. Planeta, 1999, pág.35.
Desde este marco, no será ya la sustancia la que cause todos los males, sino nuestra acción u omisión, como seres sociales, sobre las cosas que nos pasen y nuestra forma de intentar resolverlas, desde y con la comunidad, ocupando cada uno su rol y portando diferentes saberes complementarios.
Esta prevención conlleva una actitud de reflexión crítica, de transformación, en la cual se requiere más que la palabra, se requiere el compromiso de abonar los cambios necesarios para generar solidaridad, inclusión, participación y la reparación de las carencias que nos predisponen al consumo de drogas.
Que la Argentina presenta, en la actualidad, una situación social de preocupación, angustia e inseguridad frente al futuro. Frente a este contexto, padres, maestros y adultos referentes de la juventud, desbordados por estas circunstancias, no siempre ofrecen un continente adecuado que permita a niños y adolescentes la posibilidad de diálogo, de escucha y de decodificación de sus mensajes y necesidades. Las distintas señales que muestran los jóvenes en cuanto a intereses, malestares o patología, o bien pasan inadvertidas para los adultos o éstos son incapaces de dar respuestas adecuadas.
A su vez, los adolescentes también se encuentran profundamente afectados por las circunstancias socioeconómicas por las que atraviesa el país. Visualizan un horizonte incierto que acrecienta, aún más, la sensación de incertidumbre y desequilibrio que normalmente acompaña este período de la vida.
“En la actualidad diversos autores tienden a desarrollar un modelo integrativo de la comprensión de las adicciones que otorgue un peso relativo a factores biológicos, psicológicos y sociales. Las concepciones parciales fracasan al enfocar un aspecto como si constituyera una visión del conjunto. Contribuyen a aumentar la gravedad del problema algunas fallas que caracterizan nuestra organización como país” (W.R.Grimson)
Actualmente (datos Ministerio de Acción Social 2002) 1.048.000 jóvenes de 15 a 24 años (el 19.1%) se encuentra sin inserción laboral ni educativa, es decir, al margen de cualquier referencia institucional que los contenga, albergados solo tal vez por la calle o por alguna esquina.
El malestar generalizado, produce un auténtico agujero en las redes de contención social y en los valores colectivos. Este vacío, insostenible, se tapa con el consumo de cosas, personas, sustancias “...el hueco social en que la droga se instala señalando con su presencia otras carencias” (W.R.Grimson).
Así es como el consumo, incluyendo el de sustancias, se ha vuelto una respuesta cotidiana, normal y esperable para paliar el malestar. Es tolerado por la sociedad “consumir para olvidar las penas”.
Según Hugo Miguez, históricamente la concentración de la alarma social siempre se ha realizado sobre los casos con dependencia que son los que normalmente conmueven a la comunidad. Sin desmerecer la importancia de este conjunto un examen más completo señala la problemática del uso de sustancias adictivas como un continuo de problemas diferentes que implican la existencia de daño en cada uno de los segmentos.
...Las estrategias sociales para resolver las demandas sociales por la via de las sustancias culminan con frecuencia en el descontrol y señalan que no es necesario llegar al uso intravenoso de drogas ilícitas para participar de una situación que hace imposible el cuidado de sí mismo o de otro frente al SIDA u otros problemas.
El ejemplo conocido del adolescente que aprende a resolver sus problemas tomando alguna bebida alcohólica para neutralizar sus temores fue con frecuencia banalizado como problema y puesta en el límite de una trasgresión esperable, para encontrar hoy, sin embargo, que esto no se limita ya a las sustancias legales.
La banalización de los niveles no adictivos se sostienen patrones de Tolerancia Social que implican la indulgencia hacia hábitos de abuso en el entendido de que constituyen una forma general de ser y no justifican por tanto una actitud de censura severa o significativa....
Reflexionar sobre el consumo de sustancias psicoactivas en las sociedades actuales expuestas a un alto nivel de tensión social, implica atender por un lado a una diversidad de formas de utilización por sus efectos tranquilizantes o euforizantes, en el campo de la diversión o de la producción".

Por todo lo expuesto el Bloque del Frente Justicialista para la Victoria pone a consideración de éste Honorable Concejo el siguiente:

PROYECTO DE ORDENANZA
Artículo 1°.­ Créese la "Comisión de Control y Prevención de Adicciones " dependiente de la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Coronel Suárez.
Artículo 2º.­ De la composición: La Comisión se conformará con:
­Un miembro de la Comisión de Salud del H. Concejo Deliberante, ­un miembro del Colegio de Farmacéuticos, un miembro del CPA, un miembro de los Hospitales de Coronel Suárez y Huanguelén,­ un representante de toda otra entidad no gubernamental reconocida abocada a la problemática de las adicciones que lo solicite.
Artículo 3º.­ Funciones:
Asesorar al D. Ejecutivo , en forma individual o conjunta con otras entidades u organismos de carácter local, provincial, nacional e internacional, a efectos de propender al control y prevención del uso indebido de alcohol y drogas en e1 ámbito del distrito de Coronel Suárez.
En orden a las facultades de fiscalización, control y prevención conferidas a los municipios, la Comisión podrá solicitar al Colegio de Farmacéuticos la designación de uno de sus miembros con el objeto de realizar el estricto control, a través de inspecciones periódicas, del despacho de estupefacientes y psicotrópicos o drogas controladas en farmacias en orden a lo establecido en la legislación vigente. En cada inspección o control realizado se labrará el acta respectivo comunicando al Colegio de Farmacéuticos y al Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires cualquier irregularidad en el cumplimiento de las normas que rigen la materia; radicando, en el caso que correspondiere, la denuncia ante la justicia federal y/o la que correspondiere. La Comisión informará, periódicamente a la opinión pública a través de los medios de comunicación los resultados en la tarea desarrollada.
La Comisión planificará procedimientos regulares y de control respecto del expendio de bebidas alcohólicas a menores en estaciones de servicio, kioscos, bares, restaurantes, confiterías, a fin de velar por el estricto cumplimiento de la Ley. Para el cumplimiento del presente inciso la Comisión requerirá la colaboración de los titulares de los Tribunales de Menores, Asesoría de Menores, y demás organismos tutelares y autoridades judiciales con competencia en el área de minoridad e inspectores municipales. La Comisión informará periódicamente a la opinión pública a través de los medios de comunicación sobre los resultados de la tarea desarrollada.

Artículo 4º.­ La Comisión se abocará al estudio de antecedentes, recopilación de información, evolución y estadística relacionado con la problemática de referencia.
Artículo 5º.­ Establécese el plazo de treinta (30) días, a partir de la promulgación de la presente ordenanza, para su reglamentación.
Artículo 6º.­ Anualmente, se preverán recursos suficientes para satisfacer el cumplimiento de la presente.
Artículo 7º.­ El D. Ejecutivo efectuará amplia difusión de los alcances y objetivos de la presente ordenanza.
Artículo 8º ­ De forma.




Jorge E. Zanguitu Omar Larragueta
Frente Justicialista para la Victoria Frente Justicialista para la Victoria